Por que somos creyentes…Ozzy en Chile

Una vez mas presenciamos a Sepultura, el monstruo telonero, quienes se mostraron mas agradecidos que nunca ante el público chileno. Ya se sienten como en casa y eso se nota con los cambios de setlist que hacen para cada concierto en nuestro territorio. Dejando de lado los temas de su última producción “A-Lex” (2009), para dar cabida a algunos clásicos y otros no tan clásicos, como un tema nuevo de su futuro disco “Kairos” que suena igual de poderoso que el resto de la discografía. Bastaría con escucharlo unas cuantas veces para que quede en la memoria, junto a “los grandes himnos de Sepultura”.
Los puntos fuertes de la presentación de los brasileños, a parte de los hitazos obvios (territory, refuse/resist, roots), fueron los temas mas antiguos como “Troops of Doom”, “Innerself” o “Escape To The Void”. Por sobre esos yo destacaría algunos de los temas de la era “post-Cavalera”, como “What I Do” (A-Lex) que están hechos para ser tocados y disfrutados en vivo !…

Sepultura

En resumen la presentación estuvo a todo chancho, y eso lo tenemos mas que claro todos los que hicimos lo posible por cabecear en ese reducido espacio pantanoso que se hace llamar cancha (general, vip y star millenium)…Pero sigo pensando que Sepultura se merece su propio show íntimo, donde tengan completa libertad de tocar lo que se les plazca, por que discografía les sobra…Grande Sepultura !!!

Pero todos estaban esperando el plato de fondo, al “príncipe de las tinieblas”, el dios de todo el rock pesado, Papá Ozzy

Se vuelven a apagar las luces y empieza a sonar “O Fortuna” esa épica introducción instrumental que avisa que algo épico esta por comenzar…Entra corriendo el grande, Ozzy mostrando un derroche de energía increíble (mucho mas activo que en aquél Monsters of Rock del 2008) y empieza a tirar sus clásicos gritos que tenían a toda el arena en euforia. Ahí estabamos, a 5 metros del vocalista original de Black Sabbath cuando empieza a sonar “Bark at the Moon”.

Nota: Es que no puedes partir con “Bark at the Moon” ! Tanto poder tiene esa canción que se podría decir que se desaprovecha al comienzo, ya que podría haber partido con cualquier porqueria y la respuesta del público hubiese sido igual de épica…

Todos los fieles saltando y aullando, mientras Gus G. (el nuevo, reemplazante de Zakk Wylde) se tocaba el increible solo final de “Bark” (como le decimos los que tenemos confianza). Pero esta noche no dejaría descanzos y se viene de corrido “Let Me Hear You Scream”, el single de turno del Scream (2010), que a primer oído parece ser solo una canción “entrete-amigable”, pero en vivo es mucho mas que eso. Grandes y chicos, viejos y viejas, normales y anormales, todos cantamos como si fuese una de las composiciónes mas clásicas del rock.

The Madman
Lo que vino despúes fue simplemente superior. Escuchar “Mr. Crowley” en vivo debe ser la experiencia mas epica a la que puede aspirar un simple humano. Ahora comprendo a la gente que va a la iglesia los domingos, que no van solamente por las canciones, sino que van por que creen en la experiencia, y eso fue justamente lo que marcó la noche de ayer, por que el rock es y será la religión mas grande de todas.

El resto del concierto fue poderosamente equitativo, un setlist capaz de dejar feliz a cualquiera, con sorpresas (se agradecen) como la gran “Shot In The Dark”, algunas baladas como solo Ozzy sabe hacerlas con “Road To Nowhere” y “Mama I’m Coming Home” y clasicos tan, pero tan cultura popular como lo son “Iron Man” y “War Pigs” de Black Sabbath.

La renovada banda estubo simplemente notable. Acompañando al nuevo guitarra Gus G. (Firewind) estaba Tommy Clufetos en la bateria y Blasko en el bajo (ambos ex-Rob Zombie) y por último, el encargado de los teclados y la guitarra secundaria, Adam Wakeman (hijo de un tal Rick Wakeman).

Tommy Clufetos
Debo reconocer que de todos los conciertos a los que he podido asistir nunca me había tocado un momento tan perfecto como lo fue el haber estado inmerso en medio del público mientras elSr. Osbourne tocaba “Crazy Train”. No existen números para describir el volumen que alcanzaba el público mientras coreaban cada palabra y cada nota de este himno del disco Blizzard of Ozz (1981).

Ya pasada la docena de canciones suena “Paranoid” y es la elegida para cerrar un concierto memorable, a modo de fiesta cabeceable. Un concierto demasiado intenso para la duración que tuvo, ya que fue bastante corto (15 temas) para la cantidad de material que tiene Ozzy para mostrar, pero aun así nos fuimos agotados, sin voz y con dolores musculares…

Por que somos creyentes…
Salud !

Imágenes por Diego Oyarzún

Anuncios

Una respuesta a “Por que somos creyentes…Ozzy en Chile

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s