Faith No More, ADIOS MAESTROS!

Lo de este Domingo en el Estadio Bicentenario será recordado como uno de los momentos más importantes en la historia del Rock en Chile.

El pasado 5 de Diciembre, una de las más importantes bandas del Rock Norteamericano de las últimas décadas se despidió definitivamente de los escenarios. Y lo hicieron nada menos que aquí! en Chile! Entregando uno de los shows más intensos de los que su servidor tenga memoria.

Faith No More, expresando una gratitud enorme con su público chileno, decidió poner fin a su Last Reunited Tour en Chile, el país donde tienen al público más prendido y devoto del mundo. Ojo que ésta no es una opinión personal, hay que tener eso muy claro para poder entender la importancia de este evento. Es la banda misma quien considera a Chile su segundo hogar.

Por si no lo sabían fueron Billy Gould (bajo) y Roddy Bottum (teclado) quienes tomaron todas las decisiones en esta gira, desde los países que visitaron hasta las bandas que los telonearon. Y fueron ellos los que finalmente eligieron nuestro país para que Faith No More se despidiera de los escenarios de manera definitiva… o al menos de manera indefinida.

 

Que quede bien claro… si la decisión hubiera estado en manos de una discográfica o un management, el último show de Faith No More habría sido en el Brixton Academy de Londres, en el Budokan de Japón o en cualquier otro venue más identificable que nuestro Estadio Bicentenario. Y si se realizó en Chile es porque este país se ganó el corazón de la banda! Con la garra que nos caracteriza en los conciertos, con la pasión que derrochamos y el cariño que les demostramos.

Faith No More, como pocos artistas de Rock hoy en día, aprecia y valora estas características por sobre el lucro económico, y la noche del domingo nos premió por ser así, tal como somos… entregándonos el que probablemente sea el concierto más intenso de los últimos 20 años.


05/12/2010 – What A Day!


Fulano
abrió los fuegos a pleno sol este 5 de Diciembre.
Ante una buena cantidad de aperrados fans que llegaron a la hora de mayor calor al estadio de La Florida, la banda chilena echó mano de su fusión rock/jazz y se echó al bolsillo sin problemas al público. Con un grupo de músicos de élite, como los que componen Fulano, es cosa de poner a disposición un escenario donde sea… y las piezas caen en su lugar por si solas.

El ambiente era alegre a las 5 y media de la tarde; manguerazos refrescantes a las primeras filas, una buena dosis de viento del sur, un poco de melancolía noventera (lo confieso) atraída por la voz intacta de Arlette Jequier, y todo amenizado por el exquisito groove propio del jazz al aire libre. Los que presenciamos su show quedamos más que contentos y la banda se retiro evidentemente satisfecha por la recepción. Y es que cuando una banda tiene onda y además demuestra una técnica impecable, no hay nada que hacer. El show está hecho de antemano.

Los históricos músicos chilenos fueron una excelente inclusión al show dando el puntapié inicial a una tarde memorable.

Monotonix fueron la sorpresa del día.
Elegidos por FNM como teloneros en esta última parte de su gira, los hasta el momento desconocidos israelíes se subieron al escenario a eso de las 7 de la tarde…  cerca de 30 minutos después de iniciado su show.

Así es, porque el show de Monotonix se llevó a cabo en cancha, junto al público o más bien entre el público o sobre él y hasta en sus propias caras! Durante los aproximadamente 40 minutos de presentación (no tengo idea cuanto fue pero se hizo muy corto) el vocalista no dejó de hacer crowd surfing, bailar, trepar rejas, subirse a los baños químicos y hasta llegar corriendo hasta la tribuna. Un show excitante, atractivo y directo al grano que fue visto desde el escenario por el mismo Mike Patton!

Los 3 músicos de la banda israelí prendieron completamente al público y dejaron la mesa puesta para la primera aparición sobre un escenario chileno de los otros participantes históricos de esa tarde… Primus.

Primus fue todo lo que esperábamos sobre el escenario.
Les Claypool
no sólo demostró por qué es uno de los bajistas más importantes del Rock, también hizo gala de su excéntrica personalidad frente al micrófono. Máscaras, astronautas y 3 músicos fenomenales pusieron al público en el aire en un verdadero trip sonoro que definitivamente nos dejó calientes por verlo en formato completo alguna vez.

En una hora de set Larry Lalonde, Les Claypool y Jay Lane se despacharon entre otros “Pudding Time”, “Those Damned Blue Collar Tweekers”, “Over the Falls”, “John the Fisherman”, “Over the Electric Grapevine”, “My Name Is Mud” dejando para el cierre “Harold of the Rocks”. Una verdadera odisea musical que incluyó pasajes cargados de psicodelia y folk, esa fusión tan particular que hace de la música de Primus algo tan peculiar y atractivo. Pero no todo fue psicodelia, los momentos más potentes del setlist fueron los que mezclan el funk de la técnica de Claypool con la distorsión guitarrera de Lalonde.

Fue verdaderamente un agrado presenciar este show, otro de los momentos memorables que Faith No More hizo posible para nosotros. Sin embargo, la banda de Claypool nos quedó debiendo un par de temas fundamentales, “Tommy the Cat” y “Jerry was a Race Car Driver”, posiblemente por los retrasos en Fulano y Monotonix. Polémico por decir lo menos pues sin siquiera se dio pie para un bis, los técnicos empezaron a desarmar el escenario de Primus inmediatamente. Aún así, lo presentado sobre el escenario por estos Californianos destacó por ser altamente técnico y a la vez por presentarse de manera sencilla y directa, en formato 100% Rockero y sin mayores pretensiones.

En cuanto al público; si bien hubo bastante movimiento en algunos sectores de cancha, considero que no fue una recepción tan efusiva como la que estos maestros merecen. Bueno, era de esperar, después de todo no tocaron los temas más conocidos y el plato de fondo aún estaba por llegar.


CANCHA VIP – Malpractice!

No deseo ser majadero respecto a la separación de Cancha entre Vip y General, pero lo ocurrido este domingo en Faith No More me incita a explayarme al respecto nuevamente. Más aún cuando ninguna reseña de medios oficiales ha mencionado siquiera el asunto lo que me parece grave aunque en el fondo es obvio (nadie muerde la mano que le da de comer).

Luego que Primus se retirara del escenario, los asistentes de Cancha General iniciaron los intentos por invadir Cancha Vip. Los guardias de verde perseguían hasta adentro de la cancha a quienes lograban saltar las rejas. Muchos de los que pasaron fueron capturados y expulsados del estadio, pero otros lograron escapar y perderse en la multitud con la ayuda de los pocos asistentes con sentido común que poblaban Cancha Vip y que hacían presión para que los liberaran.

Los forcejeos entre el público y los guardias se fueron haciendo poco a poco más violentos pero hasta el final de Primus nada pasaba a mayores. Por desgracia, todo se fue a la mierda cuando uno de los guardias dejó ver que portaba un fierro para golpear a los que caían al foso que separa Vip de General. Tanto en General como en Vip la situación fue repudiada y en cuestión de minutos los guardias empezaron a verse absolutamente superados por la multitud furibunda.

Escupos, correazos, puñetazos y patadas terminaron por hacer que seguridad cediera completamente el espacio para quienes saltaban la cerca… y la invasión a Cancha Vip acontecida en Rage Against the Machine se repitió una vez más.

Y la fiesta se armó! Luego del sudor, la violencia y la expectación. Cancha fue una sola, una vez más!
Y el momento esperado por más de 20 mil personas en el Estadio Bicentenario finalmente llegó.


Faith No More: EPIC!

Con perfecta puntualidad Roddy Bottum, Billy Gould, John Hudson, Mike Patton y Mike Bordin salieron por última vez juntos al escenario, y enfrentaron una vista impresionante. Un Estadio Bicentenario repleto de lado a lado, coreando y saltando el primer tema que define lo que fue esa hora y cuarenta y cinco minutos de show, “Epic”.

La cancha se enciende y hierve automáticamente. Gritos, saltos y empujones son la tónica durante los primeros temas. “Everything’s Ruined”, “Be Aggressive”, “Caffeine” no permiten que nadie permanezca un minuto quieto y hasta las omnipresentes cámaras desaparecen por un buen rato. La banda se presenta con una energía que paece superior incluso a lo presentado el 2009 en Chile y Patton se muestra muy confiado y emocionado. Hablando en español interactúa con el público constantemente y la respuesta del respetable es ensordecedora en todo momento. Comunión banda/público en su máxima expresión. Esto ladies and gents es la naturaleza de un show en vivo, esto es un Rock and Roll show!

La lista de clásicos continúa: “The Gentle Art of Making Enemies”, “Ashes to Ashes”, Last Cup of Sorrow”. Durante el concierto, las voces del público y la banda estuvieron sincronizadas como si fuéramos parte de la banda; especialmente emocionante fue sentir a la banda ser absolutamente superada en decibeles durante el coro de “Ashes to Ashes”. Ellos lo sentían desde el escenario y nosotros lo percibíamos en sus rostros. Para ellos, esos momentos son los que justifican terminar su carrera en nuestro país… eso es lo sublime de tocar en vivo.

Para “Cuckoo for Caca” el sudor y olor de cancha pedía a gritos más momentos como “Evidence”, para poder recuperar el aliento de alguna manera. “Helpless” fue una gran sorpresa y la versión completa de “Que He Sacado Con Quererte” de Violeta Parra fue recibida con emocionados aplausos. Así también la introducción a “Spirit” donde Patton enmascarado volvió a subir al columpio a Don Francisco, el Don Corleone de los medios chilenos.

Y obviamente, el desagradable pero ya clásico rito de los escupos fue recibido con alegría por Patton quien pidió en su gracioso español que los escupos fueran pollos enteros no “pechuga”.

En realidad, podría ir tema por tema describiendo lo que sucedió este domingo pasado y no habría palabras para todo. Porque el show tuvo su punto alto durante… todo el concierto! No hubo un sólo momento en que la emoción bajara, el éxtasis fue continuo! La noche fue perfecta. Y cómo no? Si la lista de temas incluyó “Midlife Crisis”, “King for a Day” y “Just A Man”, esta última interpretada con mucho más emoción que en la visita anterior y con la que cerraron la primera patita.

El regreso nos sorprendió con la exquisita “Zombie Eaters”, uno de mis temas favoritos de Faith No More, y el poderoso “Suprise! You’re Dead!”.

“We Care A Lot” significó la segunda despedida y el público simplemente no dejó de pedir que volvieran. Cánticos, aplausos, chiflidos y la banda regresa con “Easy” (coreada por TODO el estadio) para luego cerrar con la esperada “Diggin the Grave” que volvió a poner en llamas a la cancha. Qué manera de sudar y gritar! El respetable dejó hasta la ultima gota de sudor y aliento de su cuerpo en ese tema. Simplemente glorioso!

Y la banda se retiró una vez más… Y parecía ser la última, pero ante la euforia de todos volvieron al escenario y nos regalaron el que es posiblemente el momento más emotivo de sus carreras… su última canción juntos como Faith No More.

“Kiss and Say Goodbye” (un cover de The Manhattans) fue oficialmente el último tema interpretado por Faith No More sobre un escenario. Y lo sabíamos perfectamente… y a medida que Patton nos narraba la historia del amante que debe irremediablemente separarse de su amada, muchos derramamos más de una lágrima pues nos rompe el corazón pensar que es una despedida real… que FNM nos deja y que quizás nunca vuelvan a nosotros…

Emocionados, uno a uno se retiraron del escenario, quedando atrás sólo Buttom y Patton.
Button despidiéndose casi al borde de las lágrimas. Patton arrojándose al público, recibiendo escupos, mirándonos directamente a los ojos extasiado y psicótico… pero tierno y emocionado a la vez. Un cierre perfecto para una noche impecable. Un momento que quedará en la retina de los 20 mil seres humanos presentes en la última velada que Faith No More ofrece en su carrera. La despedida final de una de las bandas más importantes e influyentes del Rock en las últimas 3 décadas; una de las pocas que aún pone integridad por sobre el lucro y la fama.

Este domingo pasado mis queridos camaradas, le dimos el adiós a una banda de Rock con todas sus letras! Original, poderosa, auténtica, honesta y humana. El pasado domingo despedimos a FAITH NO MORE.

Cheers Putos y Puteros!!!

Anuncios

7 Respuestas a “Faith No More, ADIOS MAESTROS!

  1. Definitivamente, y como dice la letra de “the gentle art of making enemies”, I never felt this much alive!. Por lejos el mejor concierto de mi vida.

  2. no habia querido leer ningun review ya que no fui al concierto y no tenía ni uno…
    hay tantos conciertos hoy en día, que perdermelos se volvió un ejercicio cada vez menos doloros…
    me quedé con el del año pasado nomas…y fuck you all !

    bueno, lo que quería decir era…QUE LA RAJA DEBE HABER SIDO LA INCLUSIÓN DE EVERYTHING’S RUINED (favorita personal) y ZOMBIE EATERS

  3. Pingback: Resumen 2010, Pt. 1: De lo Bueno Poco. « RockaCola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s